San Carlos de Bariloche, 11 de junio de 2011.

 

 

Lic. Ángel Darío Barriga

Presidente del Concejo Municipal

Ciudad de San Carlos de Bariloche.

 

Ref.: Proyecto de Ordenanza 839-11: Libreta Municipal de capacitación y residencia de la ciudad de San Carlos de Bariloche.

 

I.      

Vienen las presentes a despacho de esta Asesoría Letrada a efectos de emitir Dictamen sobre el Proyecto de referencia.

Que el mismo cumple con los requisitos técnicos jurídicos para ser tal.

El Concejo Deliberante se encuentra legitimado a los fines de sancionar Ordenanzas conforme lo previsto por nuestra Carta Orgánica que dice sobre el particular:

Funciones y Competencias municipales

Art. 29) Son funciones y competencias municipales:

1) ………….

2) ………….

3) Sancionar Ordenanzas,

 

Deberes y atribuciones

Art. 38) Son deberes y atribuciones del Concejo Municipal:

1)     Sancionar ordenanzas, declaraciones y comunicaciones

2)     ...................

 

 

Otras sugerencias de esta Asesoría Letrada siguiendo los lineamientos del Digesto y opinión de esta Asesoría Letrada:

Este Proyecto tiene errores ortográficos y tipográficos.

En cuanto a la viabilidad práctica y legalidad, sugiero se revise si la Municipalidad tiene  capacidad, atribuciones y funciones, certificar, avalar o reconocer cursos de capacitación realizados por personas ante distintas organizaciones o instituciones (no municipales ni educativas), y si no debieran ser esas instituciones quienes otorguen a los asistentes los certificados de asistencia, participación, o aprobación respectivos, de acuerdo a las pautas de evaluación, aprobación o sólo asistencia que cada curso requiera. 

Por otro lado debiera analizarse si la Libreta a crear sería documentación apta para acreditar y “dar fe” de la residencia (Véanse art. 89 a 102 del Código Civil).  Del articulado no surge que al solicitar la obtención de la libreta tenga que acreditarse residencia o domicilio en la ciudad.

Es decir que se debe analizar primero la viabilidad jurídica y luego la viabilidad y oportunidad práctica del dictado de la norma proyectada. “De nada sirve dictar leyes cuyo cumplimiento no podrá controlarse”. Para revisar la viabilidad práctica se pueden aplicar las “cheklists”, algunas preguntas para verificar la viabilidad práctica son: 1) ¿Se evaluó el impacto que tendría la ley proyectada desde el punto de vista, social, económico y político?; 2) ¿Es practicable la regulación proyectada?; 3) ¿Fue analizada la factibilidad administrativa y presupuestaria de la norma proyectada?;4) Si la aplicación de la ley proyectada implica erogaciones del Estado, ¿se establece expresamente y con el máximo nivel de desagregación posible cuál es la partida presupuestaria a la cual afectar tal gasto?

En los ANTECEDENTES podría mencionarse también la Ordenanza 2103-CM-10 “OBLIGATORIEDAD DE CONTRATACIÓN DE MANO DE OBRA LOCAL”.

Si bien de la lectura de los FUNDAMENTOS surgiría que la Libreta acredita residencia por haber realizado cursos certificados por la Municipalidad, no surge posteriormente del articulado, ya que nada dice que los cursos realizados a incorporar en la Libreta Municipal deban ser realizados en esta ciudad. Además, de la lectura del proyecto surgiría que no existen en la norma proyectada limitaciones a que los cursos que cabrían dentro de esta Libreta puedan ser realizados por personas que no están domiciliadas en Bariloche, y que posteriormente con la Libreta acrediten “residencia”.

ARTICULADO

El uso de mayúsculas debe respetar las reglas de la gramática castellana. El art. 99 del Reglamento Interno establece “La parte resolutiva (artículos e incisos)… en esta parte se utilizan letras mayúsculas solamente en los nombres propios, sin subrayados u otras formas de resaltado del texto”.

Art. 3º: debiera revisarse su redacción. Los artículos se escriben con oraciones completas. El encabezado dice “Adquisición:”, abriendo luego un incisado. A los incisos cabe aplicarles la regla de puntuación que indica que cada uno termina con coma (o punto y coma) y solo el último con  punto.

 De los incisos no surge ni especifica qué documentación debiera  ser presentada para obtener la Libreta a fin de acredita a la fecha de tramitación la residencia en la ciudad.

Art. 4º: sugiero se revise la redacción, lo dispuesto parecería contradictorio.

Art. 5º. También tiene una palabra que encabeza. Si es epígrafe, todos los artículos deben tenerlo.

Sugiero se revise si el reconocimiento municipal de los cursos es función del Concejo. Sugiero se revise la legalidad de que sea la Municipalidad quien avale, certifique o reconozca cursos. No surge claro si se reconocerán/aceptarán todos los cursos que se dicten en Bariloche, o si los organizadores de los cursos, charlas, seminarios, etc., deben acreditar cierta solvencia, respaldo, etc.

Art. 7º: se revise si es contradictorio con lo dispuesto en el art. 2º. Si la libreta es un instrumento público debiera ser provisto por una autoridad pública, no por instituciones autorizadas por convenio genérico (véase Código Civil arts. 979, 980 y ss).

Si fuese que lo dispuesto en el art. 7º del Proyecto se refiere a la contratación de la provisión de Libretas, debiera cumplirse el Régimen de Contrataciones Municipales.

El art. 8º debiera establecer un plazo para el dictado de la reglamentación, o tratar que la Ordenanza para que sea aplicable no quede sujeta al dictado de una reglamentación, que si no se dicta  o no se conoce dificulta la real aplicación y operatividad de la Ordenanza.

En cuanto a la lógica de los sistemas normativos, deben revisarse los agrupamientos de casos individuales en casos genéricos o “casilleros”.

Debe verificarse que el conjunto de agrupamientos sea exhaustivo: cada caso individual debe estar contemplado en algún casillero.

Debe verificarse que el conjunto de agrupamientos resulte excluyente: ningún caso individual debe estar contemplado en más de un casillero.

Debe revisarse si la solución que se ha dado a cada grupo de casos se ajusta al objeto de la ordenanza que se está elaborando.  Deben solucionarse todos los casilleros, aunque la probabilidad de existencia de situaciones reales en uno de ellos sea muy pequeña. Un casillero sin solución implica una laguna normativa, a menos que esté dada en el resto del orden jurídico.

Si al revisarse el proyecto se encuentra algún problema lógico (lagunas, contradicciones o redundancias normativas), debe analizarse si ello proviene de una decisión política errónea o si es producto de una redacción o estructura defectuosa.

En cuanto a las disposiciones orgánicas y procedimentales de una norma, las normas de creación deben ir antes que las de procedimiento. En este el proyecto aplica correctamente las reglas de técnica legislativa creando primero la libreta y luego fijando el procedimiento para obtenerla.

Sin embargo, las reglas procedimentales deben redactarse describiendo el procedimiento de manera cronológica. Cada paso del procedimiento constituye una norma en sí misma, por lo que debe ir en artículos distintos y no en incisos.

Sin perjuicio de que excede el marco de esta Asesoría Letrada conforme lo resuelto por Comisión Legislativa, el Proyecto de marras a juicio de la suscripta requiere para su aprobación mayoría simple. Si se le pusiera una tarifa/costo a la libreta necesitaría mayoría especial.

 

No existen a juicio de esta Asesoría Letrada, observaciones jurídicas que realizar, entendiendo que se encuentran debidamente plasmados los requisitos de legalidad y legitimidad a los fines de darle trámite al proyecto; quedando su aprobación a exclusiva discrecionalidad del Cuerpo.

Es mi opinión y por ello, así dictamino.

Continúe el trámite de rigor según su estado.

 

II.

En virtud de lo expuesto se eleva a la Comisiones de Servicios, Tránsito y Transporte y de Gobierno y Legales.

 

 

Dictamen 476/11 - ALCM

ADB/adb